Los 4 problemas más habituales para conseguir la transparencia de los gobiernos

Todos los gobiernos en la actualidad deberían ambicionar con ser lo más transparentes posibles. Esto, en algunas ocasiones (más de las que deberían), no se cumple por muchas razones, sobre todo por falta de interés o medios. Te contamos cuáles son los problemas más habituales y qué se debería hacer para solucionarlos.

La transparencia es un valor que la ciudadanía comenzó a apreciar y exigir hace muy poco, después de que la crisis económica destapara muchas irregularidades y corrupción en el ámbito político. Hace veinte años, sería incluso difícil conocer quién formaba parte de la jerarquía de cualquier Ayuntamiento de la geografía española.

Así, los ciudadanos ahora conciben la transparencia no como un fin, sino como un valor instrumental que resulta primordial en cualquier estado democrático saludable. Para el correcto desarrollo de este sistema político, se necesitan unos gobiernos sin miedo a mostrar sus datos de forma abierta y una ciudadanía con capacidad crítica para evaluar y actuar en el caso de que sea necesario.

La transparencia es definida por Daniel Kaufmann y Aart Kraay como “un flujo incremental de información oportuna y confiable de carácter económico, social y político, accesible a todos los actores afectados por una decisión pública”. Esa información debe tener una calidad suficiente para que se pueda realizar un análisis exhaustivo de las acciones y decisiones tomadas por la Administración.

Reconociendo la importancia de este valor durante los últimos años, se aprobó en el 2013 la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, mediante la cual se buscaba ampliar y reforzar la transparencia de la actividad pública, regular y garantizar el derecho de acceso a la información relativa a aquella actividad y establecer las obligaciones de buen gobierno que deben cumplir los responsables públicos y las entidades privadas que reciben fondos públicos y que cumplen una serie de requisitos.

Una vez establecida la necesidad de la transparencia e incluso su obligación legal, cabe analizar cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan los gobiernos a la hora de cumplir con los requerimientos.

Portales de transparencia sin información de calidad

Los portales de transparencia en los ayuntamientos están ampliamente extendidos. Todos los municipios de más de 75.000 habitantes ya cuentan con una página de este tipo y es sólo en las localidades de menor población donde no se cumple con esta exigencia.

Analizando los contenidos de estos portales, de los tres tipos de información que se deben publicar (organizativa, normativa y económica), la económica es la que está menos extendida, mientras que la normativa es la que más. Sin embargo, a pesar de que los índices de transparencia están a unos niveles muy altos (en 2014, la transparencia global era del 85.2%), la calidad del contenido no era especialmente alta.

transparencia

En un estudio elaborado por la Fundación Carles Pi i Sunyer en 620 municipios catalanes, detectaron que faltaba mucha información en todos los campos, como las dedicaciones de los electos, las remuneraciones e indemnizaciones, las cartas de servicio, los correos electrónicos para contacto de cada departamento, etcétera.

Falta de cooperación entre municipios

Como hemos comprobado, los municipios más pequeños son los que menos avanzados están en términos de transparencia. Según una encuesta de la Federación Española de Municipios y Provincias, sólo el 7% de los municipios declara haber recibido ayuda de otros niveles de gobierno para la implantación de las soluciones necesarias (portales, bases de datos, software, formación…).

Un ejemplo a tener en cuenta de este tipo de colaboración intermunicipal es la Diputación de Salamanca a través de su servicio de recaudación REGTSA. Se trabajó codo con codo con los ayuntamientos que necesitaban ayuda, con formación para conseguir un cambio de cultura, y, después, la creación de un premio que fomentaba la competencia sana entre los municipios.

Dentro de la misma encuesta de la FEMP, el 3% de los municipios afirma haber prestado ayuda a otras entidades locales a desarrollar su portal de transparencia. Aunque se haya avanzado mucho en este campo, se necesita promover más la cooperación si queremos alcanzar los niveles máximos de exigencia.

Importancia de la reutilización de los datos

Para alcanzar una verdadera transparencia activa, los datos publicados deben ser compatibles y reutilizables, de lo contrario, las funciones de control y conocimiento de las actividades del Estado no se pueden llevar a cabo. En la mayoría de las ocasiones, la información sobre transparencia se publica en formato PDF o a través de un enlace a la sección correspondiente, y en ninguno de estos casos se podría considerar como reutilizable.

Lo ideal sería que las fuentes de los portales de transparencia fueran páginas de datos abiertos, lo cual mejoraría notablemente la reutilización, la cual, por otro lado, según la encuesta anteriormente citada de la FEMP, el 43% de los municipios entrevistados la considera muy importante, y dentro de los municipios de más de 75.000 habitantes, este porcentaje crece hasta el 62%.

Como la reutilización no se ha convertido todavía en una realidad destacable, algunos expertos creen que hay que optar por un modelo de transparencia colaborativa, en el que las TICs, la reutilización y el open data son las herramientas básicas. Con esto, se busca promover el derecho de los ciudadanos de modificar los datos según sus necesidades para generar información nueva.

Promover el Gobierno Abierto

La Alianza para el Gobierno Abierto (Open Government Partnership), a la cual España pertenece desde hace unos años, está basada en cuatro valores: la participación ciudadana, la rendición pública de cuentas, la tecnología e innovación y, por última, la transparencia. Esto implica la disponibilidad de todas las decisiones y actividades por parte del Gobierno de forma abierta y según los estándares de los datos abiertos.

Cualquier administración que quiera conseguir la deseada transparencia debería seguir esta filosofía político-administrativa, en la que se coloca al ciudadano en el centro y se fomenta una relación de colaboración e interacción.

En definitiva, la transparencia es un valor que deberían alcanzar todos los gobiernos, ya que contamos la tecnología y la técnica que lo hacen posible y es una de las demandas más importantes de la ciudadanía en la actualidad. No sólo eso, sino que una administración transparente goza de grandes beneficios frente a otra que no actúa de manera abierta y sincera.

Post relacionados

Los portales de transparencia de la Iglesia Católica en España La Ley de Transparencia no sólo afecta a las Administraciones Públicas. También hay otros “sujetos obligados”. Hoy analizamos las webs  de uno de ellos: la Iglesia Católica El 10 de diciembre de 2013 se publicó en el ...
Los 8 principios básicos de los Datos Abiertos El concepto de Datos Abiertos cada vez tiene más importancia, se escucha más y más en los diferentes medios, se habla del Linked Open Data, del Open Research Data, etc. Están presentes en ámbitos políticos, estatales, ci...
Gobierno Abierto, los casos de uso de OGoov La semana pasada os hablábamos de qué significa realmente el concepto de Gobierno Abierto, hoy queremos explicaros cómo funciona un portal de Gobierno Abierto usando como ejemplo, nuestra Plataforma de Gobierno Abierto O...
El Gobierno Abierto más allá de los Datos Abiertos Actualmente, el concepto de Gobierno Abierto es malinterpretado con similitudes superfluas con respecto a los Datos Abiertos. Pensamos erróneamente, que un Gobierno Abierto es solamente tener a disposición pública los da...

Deja un comentario