Diferencias entre los Sellos Electrónicos (eSeals) y las firmas electrónicas (ESignatures) en eIDAS

La transformación digital ofrece enormes ventajas, pero también supone retos importantes para las organizaciones o el usuario. Por suerte, contamos con herramientas que nos facilitan las cosas. Entre otras, las firmas y los sellos electrónicos, claves para lograr una mayor seguridad y eficiencia en las transacciones realizadas en el universo digital.

En este artículo vamos a darte las principales claves para conocerlas mejor, así como para saber las diferencias entre los Sellos Electrónicos y las firmas electrónicas. Un conocimiento que te será útil a la hora de operar de manera confiable al realizar transacciones online.

Contextualizar legalmente el tema que nos ocupa significa aludir a la norma reguladora del eIDAS, Reglamento 910/2014 relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior, en vigor desde julio de 2014.

Gracias al cual estas son más seguras y transparentes dentro de la Unión Europea, por lo que el valor legal de la firma y de los sellos electrónicos se ve reforzada.

Recordemos que el objetivo del eIDAS es promover el desarrollo de los usos digitales en el espacio comunitario, dentro de los objetivos sociales y económicos establecidos por la estrategia Europa 2020, la agenda de la UE para el crecimiento inteligente, sostenible e inclusivo para la década actual.

Diferencias entre los Sellos Electrónicos y las firmas electrónicas

Uno de los usos más importantes contemplados por la normativa es la firma de documentos. De hecho, el eIDAS facilita el uso de la firma y sello electrónicos en Europa, estandarizando el marco legal de esta tecnología. En la práctica, se trata de agilizar las transacciones permitiendo su realización en el entorno digital con todas las garantías.

Tipos y diferencias entre los Sellos Electrónicos y las Firmas Electrónicas

La firma electrónica es un concepto amplio que abarca distintos sistemas técnicos, cuya función es permitir la identificación del firmante de un documento electrónico, sin precisarse una garantía indubitable de la personalidad del mismo.

El Reglamento eIDAS, dota de plenas garantías técnicas y jurídicas cualquier documentación firmada electrónicamente en la UE. En concreto, define tres tipos de firma electrónica, cuyo objetivo último es uniformizar la forma en que se realiza la firma de un documento en el ámbito europeo.

En su artículo 3, establece que la “firma electrónica” es aquella que hace referencia a “los datos en formato electrónico anexos a otros datos electrónicos o asociados de manera lógica con ellos que utiliza el firmante para firmar”.

Por su parte, entre otros requisitos descritos en el artículo 26, la “firma electrónica avanzada” debe estar vinculada al firmante de manera única. Así como permitir la identificación del firmante o estar vinculada con los datos firmados de manera que puedan detectarse posibles modificaciones posteriores.

En tercer lugar, la “firma electrónica cualificada”, antes “firma electrónica reconocida”, es una firma electrónica avanzada basada en un certificado de cualificación de firma electrónica, cuya creación precisa de un dispositivo cualificado.

El eIDAS también da un marco jurídico para el sello electrónico. Un sistema de firma electrónica que permite a personas legales y corporaciones autentificar una actuación administrativa automatizada, según la la Ley 39/2015 de 1 de octubre del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos.

Son sellos basados en un certificado electrónico acorde con los requisitos exigidos por la legislación establecidos en el eIDAS. En cuanto a su tipología, dicho reglamento define tres tipos de sellos electrónicos.

La normativa, en concreto, reconoce: el “sello electrónico”, el “sello electrónico avanzado” y el “sello electrónico cualificado”. Mientras el primero está pensado para una persona jurídica, el sello avanzado debe cumplir los mismos requisitos que firma electrónica avanzada. Por último, creados mediante un dispositivo cualificado, los sellos electrónicos cualificados se basan en un certificado cualificado de sello electrónico.

Grandes ventajas para hacer negocios

Es difícil exagerar las ventajas asociadas a una comunicación telemática segura, tanto en el mercado interno como en el comunitario. Sobre todo, contando con este nuevo marco legal que la apoya. Tremendamente comprometido con la consecución del mercado único digital.

No en vano, el nuevo marco legal fundamentado en el eIDAS supone un gran impulso al uso de la firma y sello electrónicos para así estandarizar las transacciones, haciéndolas más seguras y, en suma, convirtiendo el mercado comunitario en un entorno más transparente que beneficia a ciudadanos y organizaciones.

Diferencias entre los Sellos Electrónicos y las firmas electrónicas

Entre otros aspectos positivos, se garantiza la rendición de cuentas, se reducen tiempos de espera, trámites y papeleos mediante un mayor control de las gestiones online de distinta clase, ya intervengan particulares, organizaciones o instituciones públicas.
Por lo tanto, hacer negocios, qué duda cabe, también es mucho más sencillo recurriendo a herramientas reguladas por esta normativa comunitaria, como las firmas y sellos electrónicos.

Aprovechar estas importantes ventajas, en definitiva, es una cuestión de supervivencia empresarial en un entorno altamente competitivo, cada vez más internacionalizado. Y no solo de supervivencia, sino de superación y mejora, pues actualmente hacer un buen uso de las nuevas tecnologías es una de las claves del éxito.

Aunque operar online con garantías supone menos costes y un paralelo aumento de las ganancias, también es cierto que hemos de seguir los pasos de la forma adecuada para disfrutar de todos estos beneficios.

En última instancia, hacerlo depende de una implementación automatizada que centralice los procesos, idealmente diseñada a la medida de las necesidades. Apuntemos aquí la importancia de contar con la calificación eIDAS exige su realización a través un proveedor de servicios confiable, como es una autoridad certificadora. Entre otras responsabilidades del mismo, se encuentra seguir las directrices que establece el eIDAS.

Solo así es posible garantizar sus efectos jurídicos. Las transacciones, de ese modo, tendrán la misma legalidad que las transacciones efectuadas en papel. Ayudándonos a agilizar los procesos en el ámbito comunitario. Ya que la regulación actual acaba con la fragmentación de los mercados digitales nacionales, al tiempo que las gestiones resultan más sencillas, confiables y se reducen los costes.

Post relacionados

El papel de la firma electrónica en el Sector Fintech La era digital ha supuesto una revolución sin precedentes a nivel tecnológico y social, propiciando a su vez cambios disruptivos en distintos sectores, entre ellos el financiero. Dentro de este, las empresas Fintech ocup...
¿Qué son los proveedores de servicios de confianza? Con el próximo advenimiento de un mercado digital único europeo , el papel de la firma electrónica, así como de otros documentos y servicios afines, adquieren un gran protagonismo para dotar de seguridad jurídica a las t...
Nuevo Estándar Europeo de Factura Electrónica: Situación Actual En artículos anteriores te explicamos las claves para implantar la factura electrónica, teniendo en cuenta el actual modelo de facturación, al tiempo que avanzamos una segunda parte para hablar del proceso europeo de est...
Digital Single Market y eIDAS, dos retos de la transformación digital de las empresas europeas La transformación digital es mucho más que una tendencia en auge. En el escenario que dibuja la actual era digital, la globalización, la seguridad digital y una competitividad feroz, se ha convertido en un auténtico impe...

Deja un comentario